Juegos Clásicos que no deberían caer en el olvido XV: Donkey Kong Junior

Juegos Clásicos que no deberían caer en el olvido XV: Donkey Kong Junior | nintendo donkey kong Arcade Amigos de las formas pixeladas, es hora de una nueva sesión de recuerdos sobre juegos clásicos a los que hemos dedicado horas frente a la pantalla, machacando los botones para conseguir salvar a la princesa o destruir a los alienígenas que no respetan el orden mundial (por ejemplo).

El juego al que dedicaré mi pequeño homenaje es el ya viejuno Donkey Kong Jr. Sí amigos, para quien no lo supiera, nuestro queridísimo Donkey Kong es padre. A lo que yo siempre me he preguntado: ¿Quién será la madre? Uff, tiene pinta de ser una pregunta sin respuesta. Quizá el gorila que se hizo famoso raptando a la princesa de Super Mario hiciera con ella algo más que atarla a una viga y tirarle barriles al fontanero. Imagino que si así fuera todos nos hubiéramos enterado de alguna u otra forma porque la señorita estuvo en muchos más videojuegos y nunca se le vio con más barriga de lo normal. Y Mario, seguramente, no se hubiera quedado quieto ante tal atrocidad zoofílica y habría hecho algo al respecto. En fin, ¿de dónde sale el hijo de Donkey Kong? Muchas pueden ser las respuestas, yo os he dado una posible solución. ¿Algún día lo sabremos? Me temo que no, ciertamente no me imagino a Nintendo dando una conferencia a sus fans de todo el mundo para responder esta pregunta. Aunque claro, tenedlo por cierto que si algún día lo hacen yo seré el primero en querer ir a esa rueda de prensa. En fin, punto y aparte.

Juegos Clásicos que no deberían caer en el olvido XV: Donkey Kong Junior | nintendo donkey kong Arcade Como iba diciendo antes de divagar, unos años más tarde de la salida al mercado del juego Donkey Kong, Mario secuestró, quizá por venganza, a su antiguo raptor: DK. Como no podía ser de otra forma, su propio hijo, Donkey Kong Jr. irá a rescatarlo del fontanero italiano que l tenía preso. Como dato curioso me gustaría destacar que es el único videojuego en el que Mario Bros hace de malo, es el antagonista, el Final Boss del juego. Para salvar a su padre, DK Jr. Tendrá que pasar unos niveles y llegar hasta la plataforma donde se encuentra Mario, que saldrá corriendo hasta el siguiente nivel hasta aparecer la jaula de Donkey Kong. Al final, cuando logras salvarlo, Mario Bros escapa sin que nadie le dé su merecido por secuestro y malos tratos hacia un animal.

El juego transcurre por diversos niveles, cuatro en total, que se hacen bastante cortos. El juego puede pasarse tranquilamente en apenas 20 minutos tomándote tu tiempo para algunas situaciones. Juegos Clásicos que no deberían caer en el olvido XV: Donkey Kong Junior | nintendo donkey kong Arcade La dinámica principal será ir de liana en liana avanzando hacia la derecha mientras esquivas los enemigos. Algunos de los malos recuerdan mucho a los enemigos que nos encontramos en Donkey Kong Country, como por ejemplo los cocodrilos. Durante casi todo el juego era necesario estar colgado de las lianas donde el pequeño gorila se mueve de forma ágil y rápida. Si por algún motivo tenemos que bajar a tierra firme o alguna plataforma, Donkey Kong Jr. se mueve lenta y pesadamente, realizando movimientos que en vez de saltos parecen espasmos voladores.

En un principio solamente podía jugarse a Donkey Kong Jr. en máquinas recreativas. Eran los principios de los ochenta y pocos eran los agraciados de tener una consola frente a sus televisores. Nintendo llenó los salones recreativos con este juego pero más tarde vinieron algunas versiones para otras plataformas. Atari 5200 fue la primera en contar con un cartucho de Donkey Kong Jr. entre su catálogo. Más tarde, cuando saltó la fiebre de las Game&Watch, el juego tuvo su propia adaptación. Juegos Clásicos que no deberían caer en el olvido XV: Donkey Kong Junior | nintendo donkey kong Arcade Se convirtió en una pequeña consola de bolsillo, con pantalla en blanco y negro teniendo integrado en la memoria este juego como único sustento. La parte exterior e interior de este modelo de Game&Watch se encontraba ilustrada con bellos motivos de gorilas, lianas y cocodrilos arrojadizos en busca de algo a lo que hincarle el diente. La versión de Game&Watch no era la misma que en los Arcades, NES o Atari. Debido al fondo del juego ya implementado en la pantalla de la portátil, todo el apartado visual y argumentativo tuvo que modificarse. Los niveles eran más sencillos y repetitivos que los de su versión original y aunque los dos comparten nombre, sus únicas coincidencias es el protagonista que salva a su padre de las manos de Mario Bros. Todo lo demás es diferente, incluso las ilustraciones y el diseño de personajes.

Un dato que a muchos de vosotros os llamará la atención sobre este juego es que el Donkey Kong que aparece no es el mismo personaje de los juegos más modernos. La genealogía se expande. El Donkey Kong Jr. del juego clásico tuvo un hijo al que bautizaron como Donkey Kong Junior Junior. Pero es tan complicado que decidieron simplificarlo. Donkey Kong Jr. pasó a llamarse simplemente Donkey Kong y su hijo Donkey Kong Jr. Al abuelo lo rebautizaron como Cranky Kong. Es decir, el Kong con el que jugamos a Donkey Kong Country, por ejemplo, es el propio Jr. que ya ha crecido. Como se suele decir, el mundo es un pañuelo y nos conocemos todos.

Juegos Clásicos que no deberían caer en el olvido XV: Donkey Kong Junior | nintendo donkey kong Arcade Gráficamente el juego no destacaba mucho. Es un plataformas muy sencillito a todo color en el que básicamente nos moveremos de liana el liana esquivando a los enemigos que nos manda Mario Bros. La música está ausente en la mitad de los niveles, 4 en total. Solo se escucha música en el primero de todos y en el último cuando salvamos a nuestro padre Kong. Los otros dos se encuentra aderezado de efectos sonoros muy básicos que para lo único que funcionan es para no dejar al jugador completamente en silencio, porque para otro cometido puede llegar a levantar dolor de cabeza. El argumento no es muy allá porque solo se trata de salvar a tu padre enjaulado, sin ningún adorno de por medio. Y mejor no hablamos de la duración ya que en poco menos de 15 minutos puede pasarse sin problemas para cualquier tipo de jugar. Lo bueno es que cuando terminas el juego vuelves a empezar pero a un nivel de dificultad mayor: más enemigos y más rápidos.

Juegos Clásicos que no deberían caer en el olvido XV: Donkey Kong Junior | nintendo donkey kong Arcade Aun con las cosas malas, Donkey Kong Jr. es un gran juego que nos ha enseñado que la gran familia Kong sigue viva hoy en día. Si tenéis la oportunidad de echarle el guante a este juego para alguna de las consolas que tengáis cogiendo polvo en casa, no lo dudéis, una pieza de coleccionista digna de las mejores estanterías de trofeos.